Loading...

martes, 20 de octubre de 2009

FELIPE PINGLO ALVA Y EL TRIO SUDAMERICANO

Pinglo y el trío Sudamericano

Cuando hace unos días mencioné al trío Sudamericano, durante una semblanza sobre la vida y obra de César Miró que compartí, un amigo me preguntó sobre dicho trío, lo cual trajo a mi mente que hace unos años conté una anécdota sobre el hermoso vals "Bouquet" de Felipe Pinglo Alva y el trío Sudamericano.

Durante la primera mitad del siglo XX, los compositores peruanos publicaban sus creaciones en cancioneros que llegaban a manos del pueblo voceándose en las calles. "El Cancionero de Lima", fundado en 1910 y "La Lira Limeña", fundado en 1929, publicaron las canciones que Pinglo les enviaba.

Según lo menciona el historiador Manuel Zanutelli en "Felipe Pinglo... a un siglo de distancia", Lima 1999, en el año de 1931, el vals "Bouquet" fue publicado en la edición No. 96 de "La Lira Limeña", no figurando el nombre del autor. Sin embargo, en el No. 118 de dicho cancionero, vuelve a aparecer "Bouquet" con las iniciales F.P.A. y una nota al final que decía: "Corregido por su autor".

Cuando Pinglo compone "Bouquet", en 1931, él ya era conocido en los refugios que tenía el criollismo limeño por esa época, pero solamente sus amigos íntimos conocían la letra de sus canciones por lo que eran ellos los únicos que las cantaban.

Es en el año 1932 cuando recién Felipe Pinglo se vuelve popular, gracias a un detalle que sucedió en dicho año, es lo que cuenta Juan Rasilla Moreno (Juramo), amigo de Pinglo, en el diario La Crónica del 31 de mayo de 1945. Juramo señala que durante una fiesta íntima, a la cual Felipe Pinglo había sido invitado, se encontraban también presentes los integrantes del trío Sudamericano, Miró-Calonge-Castillo, quienes al escuchar cantar a Pinglo el vals "Bouquet", lo felicitaron y le pidieron la letra para divulgar dicha canción en los teatros donde actuaban. Poco tiempo después, todo Lima entonaba el tema aquel y empezó a ocupar un lugar prominente entre los músicos de los acentos populares. Fue gracias al trío Sudamericano, que popularizó "Bouquet", que la gente comenzó a preguntar y querer saber más sobre Felipe Pinglo.

El trío Sudamericano empezó cantando tangos y valses argentinos en el Teatro Municipal. Después añadirían a su repertorio temas peruanos, pasillos y rancheras. Sus integrantes eran: César Miró, Marcial Calonge y Eduardo Capetanóppulos. Marcial Calonge era un limeño tenor de ópera y primera voz, César Miró era segunda voz y Eduardo Capetanóppulos había nacido en Chile. Como el apellido del chileno era difícil de pronunciar y recordar, fue bautizado artísticamente como Castillo.

Debido a la gran acogida que tenía con el público, el trío Sudamericano decidió irse de gira por Chile en 1933 con gran suceso. Pero en Santiago de Chile el trío se desintegró al regresarse a Lima el tenor Calonge, sin comunicarle nada a los otros integrantes, debido a que ya se habían agotado sus vacaciones y licencia que había pedido en el Ministerio de Hacienda, donde trabajaba.

En forma inexplicable, cuenta Aurelio Collantes, la Editorial de Carlos Maldonado, del Pasaje Carmen, que luego pasó a ser Correo, publicó en 1938 una pieza para piano, el vals "Bouquet" de Pinglo, firmada por el argentino Armando Soto Cayo, quien era el autor del vals "Adiós-Adiós".

En 1945, en la ciudad de Buenos Aires, se presentó el dúo "Los Morochucos" integrado por Luis Sifuentes y Tito Ego Aguirre en la confitería "Tabarís" y Radio Splendid. En sus inicios ellos se llamaron "Los Chamacos", pero en Argentina se presentaron como "Los Morochucos". Cuando disfrutaban del éxito en sus presentaciones, repentinamente, Luis Sifuentes falleció de peritonitis el 26 de mayo de 1946, en la ciudad de Buenos Aires, pero antes de fallecer había grabado con Tito Ego Aguirre el vals "Bouquet" de Pinglo. "Los Morochucos" pasarían luego a convertirse en trío y escribirían muchas páginas gloriosas en la historia de la música criolla.

"Bouquet" forma parte del repertorio de la mayoría de intérpretes criollos.

Bouquet
(Vals Peruano)
Felipe Pinglo

Las flores que he cogido del jardín
las he hecho un bouquet para mi amor,
tiene jazmín del cabo y tulipán,
también claveles rojos de ilusión.

Pensamientos limitan su confín
y blancas azucenas coloqué,
pero también llevo en mi corazón
a una mujer.

Tus ojos ternura reflejan,
me mata tu lindo mirar,
mi nena, me robas la calma y el alma,
mi vida tuya será.

Los rayos de la aurora al penetrar
la coqueta ventana del balcón
hallaron marchitado mi bouquet
y todo en completa desolación.

Aguaitaron más tarde su "boudoir"
y la vieron tan bella como ayer
besando las violetas
que ofrendóle otro querer.

(Versión publicada en "La Lira Limeña" No. 96, Lima 1931)


Dario Mejia
Melbourne, Australia

No hay comentarios: